Archivo | identidad RSS feed for this section

El lío padre y el lío madre

11 Jun

Esto de los géneros genera confusión. Luchamos por la igualdad pero no hacemos más que fomentar la diferencia. Y pasa lo que le ocurrió ayer al cura en misa empeñado en distinguir a los niños que pasan hambre de las niñas que pasan hambre, a los feligreses de las feligresas, a los enfermos de las enfermas: que se hizo ( ) un lío.

 

La culpa la tienen los 100 millones de euros que guarda la cartera de Igualdad. La ministra Chacón ha parido un hijo cuyos cuidados comparten su marido y ella en paridad perfecta y la ministra gaditana de nombre confuso ha parido dos ideas ella solita, ‘in vitro’ con denominación de origen y dentro de los cien primeros días de gobierno: el teléfono de la agresividad y el consejo de ministros y ministras, compuesto por miembros y miembras respectivamente.

 

La RAE ha puesto los puntos sobre las íes y los mariquitas de Cádiz el grito en el cielo, me figuro, porque con la nueva ley de identidad de género y con los cinco géneros existentes no debe ser tan fácil encasillarse como pretende la ministra Aído.

 

La cuestión de fondo es que no se puede ser de Cádiz y ministra de Igualdad. Es una contradicción in terminis. Cádiz, cuna de los sarasas, es el lugar de España donde más definida está la identidad sexual.

 

Y es que hay poner las cosas claras, ‘pisha’, no vaya a pasarnos lo que a las habitantes de Lesbos. Esas sí que deberían tener acceso al teléfono de la agresividad.

 

 

 

P.D: Por cierto, hablando de diferencia, recomiendo la lectura de El Principio de Eva de brava autora. Ésa sí es “supermujer, vanguardia de una nueva feminidad”, Counter. 

Anuncios

Que San Gil nos proteja

13 May

“Yo no estoy en el PP por el cambio climático. Aquí hay un problema de suicidio colectivo”, sentenció ayer la presidenta del PP vasco.

 

El partido, como barco desarbolado, sin capitán ni carta de navegación, va a la deriva. Es triste pero es el fruto amargo de nuestra cultura cainita.

 

Su situación me evoca ciertas reflexiones de Jiménez Lozano en Advenimientos:

 

“Europa, sin una sola convicción seria, cansada de sí misma, odiando lo que ha sido y que refleja su estúpido rostro de ahora mismo, encuentra gran placer en suicidarse como sea. La da igual. Es el nihilismo alegre y desaprensivo, la irresistible pulsión de una experiencia de servidumbre y muerte, tras haber averiguado que ‘la carne es triste y habiendo leído ya todos los libros’, que decía Mallarmé. Una sociedad, y una cultura de esta clase están irresistiblemente atraídas por la nada”.

 

“Noticias de que la idea misma, no ya la realidad de España, vuelve a ponerse en juego. España es quizás el único país, la única nación del mundo, en la que una parte de ella nunca está conforme con que la Historia la haya hecho como la ha hecho, y pretende su refundición, borrando antes esa misma Historia. Y tales irracionalismos son para muchos españoles ideas salvadoras. Estamos siempre en la metahistoria, o en una historia de las salvaciones, y, especialmente ahora, en la hora que dicen de la laicidad. Es chusco, pero es, sobre todo, desolador e inquietante”.

 

“Todos necesitan la corrección política, y, para ellos, no ya la diferencia en el pensar y sentir, sino el hecho de no adherirse ardientemente a lo políticamente correcto en cada caso es lo que constituye la herejía intolerable que hay que liquidar.

 

Lo que no sé es si ya estamos ineluctablemente destinados a esta Granja, en la que solamente unas cuantas ocas más o menos pintorescas –fool people- graznan por su cuenta, pero sin significación alguna, y son condescendientemente toleradas, porque este tipo de condescendencia se llama tolerancia, y también forma parte del escaparate virtual de la corrección política”.