Archive | Dios RSS feed for this section

Piedras contra el propio tejado

2 Sep

Dice El Mundo que dice Stephen Hawking en un nuevo libro que publica en los próximos días que “la moderna ciencia no deja lugar a la existencia de un Dios creador del Universo”, declaración con la que no puedo estar más de acuerdo pero en la que no encuentro novedad alguna. Hace ya tiempo que la ciencia le dio un puntapié a Dios.

La moderna ciencia debería saber por ciencia que en unos años dejará de ser moderna y será considerada tan obsoleta o contingente en muchas de sus hipótesis como otras que la precedieron.

También dice el diario español que dice el físico que el primer golpe asestado a la creencia de que Dios dio origen al mundo se inició al descubrir la existencia de planetas que giraban en torno a otras estrellas que no eran el sol,  y que “es probable que existan no solo otros planetas sino también otros universos” con lo que “si la intención de Dios era crear al hombre, esos otros universos serían perfectamente redundantes”.

Digo dice El Mundo que dice Hawking porque encuentro muy poco científico que un investigador se dedique a hacer Ateología o a rendir culto al Ateísmo en lugar de ciencia.

Otorgándole el beneficio de la duda (quizá sea un error periodístico), considero chapucero que publique una summa acerca de una probabilidad que hace tiempo que es certeza como la existencia de planetas y universos, y sobre la sospecha de que haya vida en ellos. Y muy poco lógico pensar que un Dios, que, como toda divinidad que se precie, ha de ser todopoderoso, no pueda ser tan redundante, generoso y poeta como le plazca.

El problema de la Modernidad es considerar al hombre el centro del universo. El planteamiento que denosta Hawking realmente no es cristiano. Es esencialmente moderno. Se echa piedras sobre su propio tejado. Si Dios fuera el centro, toda la bóveda celeste tendría el sentido de ser la obra que Dios Poeta, Artista, Arquitecto, contempla complacido por las noches.

Lo único judío y cristiano es que Dios lo creó en su origen, le dio leyes, vio que era bueno y se lo dio al hombre para que nombrara todas las cosas, esto es para que hiciera ciencia. Sobre que haya otros universos o vida en otros planetas, nada dice la religión. 

El cristianismo, la Iglesia católica en concreto, no se ocupa de la física sino de Quien dio origen a la física. Ni siquiera de la metafísica (recuérdese que es un saber filosófico). Ningún avance científico llegará jamás a ese punto inicial de la creación de la primera materia. Y ya que la Iglesia no se mete en la física, sería de agradecer que la física no se metiera en la religión. Por pura tolerancia al menos.

En realidad el único problema serio lo tiene Dios por haber querido confiar en un ser ingrato y soberbio como el hombre. Pero bueno, se supone que, como toda divinidad que se precie, Él ya lo sabía.

De hecho, ahora que lo pienso la única manera sensata y constructiva de que el hombre sea el centro del universo sin destrozarlo ni volverse contra su Creador es que al mismo tiempo sea Dios. Y por el momento, esa doble naturaleza sólo la posee uno: Jesucristo. 

Luego al final, Dios es el más moderno de todos los modernos. Y el más antiguo. Alfa y Omega.