Día del libro

15 Abr


En el Día del libro, convocada por Leyendo se entiende la gente, escribo este microrrelato  en torno a tres palabras conjuradoras: libro, lectura y bombilla.

  ______________

La noche del 21 de octubre de 1879, tras conseguir que el filamento alcanzara la incandescencia sin fundirse, Edison arrastró el taburete hasta la primera bombilla de la historia, fabricó a su luz otras dos, una para su madre y otra para el profesor que le llamó estéril e improductivo en su infancia, las envolvió con idéntico amor y se enfrascó en la lectura de su libro preferido, El sentido común, de Thomas Paine, durante los dos días y dos noches que duró la luz.

Anuncios

7 comentarios to “Día del libro”

  1. Jean Carlos Portillo Viscarra abril 15, 2011 a 14:00 #

    Excelente “microrrelato” Saludos desde tierras lejanas. Me gustó también la publicación de Aceprensa.

  2. maria abril 24, 2011 a 14:00 #

    Feliz Pascua llena de luz¡¡¡
    (Precioso relato)

  3. Cristina Abad abril 28, 2011 a 14:00 #

    ¡Gracias a los dos!

  4. Joseluís González mayo 27, 2011 a 14:00 #

    Excelente microrrelato, Cristina. El detalle de arrastrar el taburete es perfecto, retrata al personaje tanto como todas esas páginas del extraño “common sense” de Paine que le cuesta tanta luz y tanta oscuridad leer de nuevo.
    Conocer tu texto me ha recordado una escena de una película biográfica en plan Hollywood que vi de pequeño, en por supuesto blanco y negro televisivo: para que una noche el médico pueda operar de urgencia a su madre en el salón de su casa, el adolescente Edison junta unos espejos y agrupa unas velas rápidas. Gracias por devolverme con tu historia ese trocico maternal del pasado.
    Sigue escribiendo. Nos hace falta.

    • batiscafo mayo 27, 2011 a 14:00 #

      Tu comentario me hace especial ilusión, José Luis, porque sé que eres un experto en cuentos. Y me anima a intentar juntar los filamentos por si salta de nuevo la chispa. Me alegro de haber “espejado” un grato recuerdo de infancia. Un millón de gracias.

      • Joseluís González mayo 29, 2011 a 14:00 #

        Alguien con un talento tan visible como el tuyo tiene la obligación de escribir, Cristina. Llevo unas semanas leyendo y repasando la obra de un escritor arrinconado, Sánchez-Silva, y encontré esta respuesta libérrima y concisa que dio a una pregunta clásica: “Para escribir no se puede recomendar nada. Para escribir hay que tener ganas, necesidad, y no sólo de escribir para vender, sino necesidad de darse, manifestarse y comunicar a los demás”. Nosotros os esperamos a ti y a tus escritos. Como a Alberto Contador en Milán.

  5. batiscafo mayo 31, 2011 a 14:00 #

    Dudo de mi talento, José Luis. De mi talento, de mi concentración y de mi constancia. Y a temporadas de que tenga algo que comunicar… Ganas y necesidad he tenido siempre, pero no cuajan. Escribir es mi pasión, pero a veces pienso si no será un empeño adolescente , o peor, una impostura.

    Con frecuencia, las dos formas de escribir, la narrativa y la periodística, se devoran como galgos de pelea. La narrativa corre peor suerte.

    Eso sí, queda la esperanza casi intacta, y al tiempo regreso a este amor, aunque sea de forma discontinua y torpe. Mediocre.

    Ojalá llegue el día en que encuentre la voz y el contenido. ¡Hoy lo vuelvo a intentar! Con la fuerza que me dan tus palabras. Cuando uno no cree en sí puede agarrarse a los que creen en él. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: