Cuaresma

17 Feb

Mal comienzo de Cuaresma. Me he quedado dormida.

Intento justificarlo relacionando lo echa polvo que llegué anoche de una cena coloquio sobre Tercer Feminismo en casa de M.E. con el “pulvis sumus” de este día, pero no casa.

Luego de una frugal colación, voy a Misa. Me descubro dándole vueltas a la estrategia que seguiré para impedir que el cura me deje tiznada la frente, porque no quiero ir marcada hasta el trabajo. Me reconvengo mi frivolidad y mi respeto humano.

No me libro. Por más que inclino la cabeza, el sacerdote me alcanza y deja una estrella gris sobre mis ojos que parece el negativo de la señal que Dios dejó en la testa de Caín.

Al llegar al banco me sacudo disimuladamente con ademán de recogimiento. Me asalta de nuevo la autocrítica: hipócrita.

Menos mal que el Evangelio, con la exigencia de Jesús a los que ayunan de perfumar la cabeza y lavar la cara, me absuelve de esta pequeña vanidad femenina.

2 comentarios to “Cuaresma”

  1. Enrique febrero 17, 2010 a 14:00 #

    Mi vanidad masculina es mucho peor: pasearme con la ceniza como el que lleva una estrella en la frente. Y me acabo de enterar de que la frente no es su sitio, ay. Mejor me hubiera ido con una vanidad como la tuya, tan pizpireta.

  2. batiscafo febrero 18, 2010 a 14:00 #

    ¡Ja, ja, ja!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: