De batiscafos

2 Sep

DSC01019

Este batiscafo amarillo procede de tierra firme, del puesto de un vendedor ambulante en Piazza Navona. Estaba enmarcado y protegido por un cristal, y observaba Babel desde su hermético silencio anotando en la bitácora cada “curiosidad científica” que pasaba por allí. Debimos parecerle un tipo muy raro de peces abisales que se alimentaban de pizza y gelatti principalmente. Me quedé boqueando frente a él.

Era pequeño y demediado. Abierto en canal no resistiría ni la presión de una fontana, pero sí la del bolsillo seco y habitualmente holgado de un periodista.

Lo liberé de su marco y ahora navega entre mis dedos. De cuando en cuando me da unos golpecitos amistosos con su periscopio y me señala algún hallazgo.

 

*Ahora, gracias a Enrique que me envía este enlace, mi batiscafo tiene hilo musical. Me ha gustado mucho. Investigando sobre el grupo encuentro esta interpretación de la letra.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: