II. Saldo positivo

20 Ago

Examino mis días, hoy que el Evangelio narra la parábola de los trabajadores llamados a la viña. Es posible que haya ganado algún denario de última o de primera hora, y me consuela aquello de que los últimos serán los primeros. 

En mi “haber” encuentro la tarde con Araceli, Pete y la pequeña Leyre que se ha transformado en mayor a cuenta de las mellizas recién nacidas; el rato con Luna y Víctor, a los que volveré a visitar para medir a Sofía; escapada a Málaga con una feliz María, que comenzó a la hora del almuerzo con pescaíto, mar y sangría, y acabó con 270 km. de cena al volante del crepúsculo contagiada de su alegría prenupcial; el relumbre de supernova de café y helado de cumpleaños con Sonia; unas cuantas penas apuñaladas con Mª Ángeles, otra comida relámpago con Ana en Jerez aprendiendo que aquí las canoas son recipientes que sirven para meter el vino en las botas. Y tardes con mis padres, y en casa, con Conchita, Mª Reyes y la vajilla de plástico para no tener que fregar.

Y noticias de Londres, que me sumen en la bruma de la nostalgia. Tal día como ayer hace un año escribía sobre “Ye Olde Chesire Cheese”, el viejo pub frecuentado por Chesterton en Fleet Street desde el ordenador de Ashwell House, aquella antigua fábrica que conoció Dickens y que me alojó durante un mes. Melancolía in crescendo estos días después de volver a “la ciudad de las agujas de ensueño” con Charles y Sebastian.

Amigos de cine también. Recomiendo En América, de Sheridan. Una auténtica joya emparentada con el cine de Capra y Kazan, que recrea la llegada del director irlandés a Estados Unidos. Una historia dura vista desde la mirada de fe de dos niñas sensacionales. También Juno, que me atrapó por la frescura de la protagonista –ese “¡tía, soy un planeta!-, la valentía de Diablo Cody en el tratamiento del tema, el acierto en las dosis de humor, profundidad, actualidad; y los personajes secundarios, en especial los padres (magnífica contestación la de la madre a la técnico del ecógrafo). Y algunos clásicos imprescindibles que vi con mis padres: Retorno al pasado, una de las mejores películas de los cuarenta, dirigida por Jacques Tourneur y protagonizada por Robert Mitchum, Jane Greer, y Kirk Douglas, y Matar a un ruiseñor, dirigida por Robert Mulligan y protagonizada por Gregory Peck.

…Y amigos también entre las páginas de los libros. Sigo en mi empeño de cuatro al mes y lo estoy consiguiendo. Estos últimos días acabé Sábado, de McEwan, que no me defraudó, y la tremenda Niels Lyhne, de Jacobsen. Entre las manos, Otro Mar, de Magris (me cuesta leer a Magris, y lo lamento) y la Historia del Cine de José Luis Sánchez Noriega, un manual muy completo, casi diría que imprescindible.

5 comentarios to “II. Saldo positivo”

  1. paco agosto 20, 2008 a 14:00 #

    Hemos coincidido en el ruiseñor (qué añoranza de Anne Louis Finch!) y en “Sábado”, aunque a mí sábado sí que me defraudó. No así tu anterior entrada, no así.

  2. batiscafo agosto 20, 2008 a 14:00 #

    ¡Mil gracias, Paco!

    Jean Louise, “Scout”. ¡Qué personaje!

    Si ves “En América” es posible que encuentres cierto paralelismo, no sólo entre ellas y las hermanas del film irlandés sino entre los personajes de Mateo y Boo, el misterioso vecino de los Finch.

    Lo pensé al ver las dos películas sin intención, y me lo he encontrado en una pregunta que Alberto Fijo le hizo al director irlandés en Fila Siete (http://www.filasiete.com/entrevistas/jim-sheridan-director-de-en-america).

    Sábado me gustó. Sobre todo por el modo en que McEwan construye los personajes y las relaciones entre ellos. Aunque me gustó más Expiación.

    Aparte de todo esto, qué extraño y absurdo resulta hablar de cualquier otra cosa que no sea el desgraciado accidente de hoy en Barajas. Descansen en paz las víctimas y obtengan consuelo los familiares.

  3. Manuel agosto 21, 2008 a 14:00 #

    En mi personal saldo positivo, tengo que apuntar sin dudarlo el haber encontrado por casualidad tu maravilloso batiscafo. No sabes lo que estoy disfrutando al releer tus post anteriores.

    Y no te olvides en tus “escapadas” Malagueñas de nosotros.

    Un fuerte saludo de Myriam y mío

  4. batiscafo agosto 22, 2008 a 14:00 #

    ¡¡Vaya sorpresaza!! Un abrazo a Myriam. Por Málaga hacía más de veinte años que no pasaba -quitando el congreso aquel en el que te conocí. Es más fácil que me deis un toque cuando vengáis a Sevilla. Me gustará veros.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Balance libro-cinéfilo « batiscafo - diciembre 31, 2008

    […] En América (2002). Jim Sheridan. Un moderno Matar a un ruiseñor. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: