La panacea del feminismo

20 Jun

En La revolución silenciosa de Jesús Trillo-Figueroa se exponen sin morbo pero sin parquedad las truculencias sexuales -preferencias, dirían las feministas- de Jean Paul Sartre y su amante, compañera y madame de aficiones Simone de Beavoir, como ejemplo de la fatalidad a la que conduce el existencialismo.

 

Hace unos días la Junta de Andalucía se comprometía a garantizar por decreto que todas las mujeres, con independencia de su estado civil, de su orientación sexual y de su fertilidad, puedan someterse a la fecundación ‘in vitro’. (Lo cuento en Aceprensa, para suscriptores).

 

Encaja a la perfección con el pensamiento de Sartre: “Si Dios no existe, hay por lo menos un ser en el que la existencia precede a la esencia, un ser que existe antes de poder ser definido, y este ser es el hombre, o como dice Heidegger: la realidad humana”. O dicho de otro modo por él mismo: “un ser que empieza por no ser nada, no hay naturaleza humana porque no hay Dios para concebirla”.

 

Así que solteras, separadas, viudas y lesbianas están de enhorabuena y podrán fabricarse hijos cuyo destino es crecer en un hogar monoparental o sin referente paterno y materno, o sea sin familia, que es la panacea de la liberación feminista: supresión de la diferencia, supresión de la maternidad, supresión de la familia.

 

La Junta de Andalucía viene a cumplir el sueño de Shulamith Firestone: “asegurar la eliminación de las clases sexuales. Lo que requiere que la clase subyugada (las mujeres) se alce en revolución y se apodere del control de la reproducción; se restaure a las mujeres la propiedad sobre sus propios cuerpos, como también el control femenino sobre la fertilidad humana, incluyendo tanto las nuevas tecnologías como todas las instituciones sociales de nacimiento y cuidado de los niños”, es decir el matrimonio y la familia.

 

Con ese argumento también se entiende que el actual gobierno -mascarón de proa del feminismo socialista- haya suprimido las ayudas a las asociaciones provida. 

 

Es coherente. Como el hecho de que Shulamith Firestone resida desde hace años en un hospital psiquiátrico. 

Anuncios

6 comentarios to “La panacea del feminismo”

  1. javier martín junio 20, 2008 a 14:00 #

    En el mes de Julio comienzo en una empresa que trabaja en el Parlamento. Por suerte, ni me destinaran allí, ni será por mucho tiempo. De lo contrario seria un suplicio levantar la barrera para que entren los coches.

  2. javier martín junio 20, 2008 a 14:00 #

    Perdón. “Lo mejor es hacerse Psiquiatra”. Tiene futuro.

  3. passy junio 22, 2008 a 14:00 #

    Estimada Cristina:

    Recuerde que es universitaria y que en la universidad (en la misma en la que yo estudié) enseñan a no utilizar sofismas como el que usa usted al final de su entrada. Esto del psiquiátrico no le cuadra. Si hay algo que a usted le distingue es la elegancia.

    Por otra parte, habla de un conocido miembro de la Obra, habla también en sentido negativo de la Junta de Andalucía, pero no cita a la sra. Cospedal.

    Como diría Almodóvar: hable con ella.

    Con el deseo de que pase un buen domingo, reciba un amistoso saludo,

  4. batiscafo junio 22, 2008 a 14:00 #

    Hola, Passy

    Es cierto que la frase final puede tener algo de efectista, aunque no es mi propósito ser sarcástica. Me da pena, pero no creo que se me pueda tachar de sofista por considerar que resulta coherente estar en un psiquiátrico y sostener doctrinas perversas como las relaciones sexuales con menores.

    Estas señoras hacen de su vida doctrina, y lo que ahora vivimos es una aplicación política, paso a paso, de esa ideología, que es de lo que trata mi entrada.

    No veo qué tiene que ver en esto cuestiones religiosas como ser del Opus. Ni qué tenga que ver el Opus o la Iglesia con el PP. Hace tiempo que pienso que el PP, afortunadamente, no es un partido confesional. No porque sea del PP, que no lo soy -aunque sí del Opus, cuestión que al parecer me desautoriza a dar una opinión- sino porque abomino de los partidos confesionales.

    Por otra parte, podríamos hablar de Cospedal y su vida privada –que sólo conozco por los medios de comunicación, y no por declaraciones suyas. Cuando esta señora haga política de su vida privada, como las feministas, entonces hablaré de Cospedal.

  5. passy junio 22, 2008 a 14:00 #

    Estimada Cristina:

    Gracias por su contestación

    Sólo dos precisiones:

    1.- No he dicho -y usted sabe que no es así- que ser miembro (no diré miembra) de la Obra le desautorice para manifestar su opinión. Cada uno es muy libre de pertenecer al grupo que desee, siempre que cumpla con la ley. En cuanto a qué tiene que ver no sólo el Opus Dei, sino la Iglesia con la fecundación in vitro o la investigación con células madre, querida Cristina, ça va de soi. Tanto Uno como Otra no parecen especialmente partidarias de tales prácticas y usted suele citar como fuente de estos -digamos- males, al PSOE. Déjeme al menos que cite a alguien que parece decidir libremente y fuera de los esquemas habituales. Además, estoy seguro de que Cospedal no creerá, como Firestone, que a las mujeres les sobra el útero.

    Em definitiva sólo he dicho que usted cita a un miembro de la Obra, al PSOE. Al PP no lo he nombrado (sólo enelipsis). Es usted quien ha puesto los hitos y yo quien los he contestado. Y no he querido contestar más, porque me siento -no sé usted- muy agusto hablando con usted y no quisiera estropearlo.

    2.- También sabe que así como para los miembros de la Iglesia la grandeza de ésta transciende los errores de las personas que la forman, lo mismo sucede con otras formas de pensar. O de creer. (por cierto, bastante desautorizadas.) La revisión a la que ha sido sometida Beavoir en Francia durante este año o los censurables comportamientos de Sartre no restan importancia a muchas de sus ideas, lo mismo que para los cristianos apenas tiene importancia la vida disoluta de la mayoría de los papas, sus salvajadas cometidas frente a otros pueblos (Qué emocionante el ensayo de Zweig sobre Montaigne). Así, toman sólo en cuenta las obras que, a través de us pontificado, Dios lleva a cabo en tierra.

    Ya sabe que los radioaficionados tiene prohibido hablar de sexo, política y religión a fin de mantener sus buenas relaciones. Yo estoy seguro de que en su blog se puede ir un poco más allá. (Si no es así, si cree que le falto al respeto, hágamelo saber.)

    Atentamente,

  6. batiscafo junio 22, 2008 a 14:00 #

    Se puede hablar, Passy. Yo también me siento agusto con estas discusiones.

    Con respecto a la precisión nº 1, dice Ud. “siempre que respete la ley” y yo añadiría: y siempre que esta ley sea respetuosa con la dignidad de la persona. Existen leyes injustas y existe el derecho y a veces el deber de oponerse a ellas mediante la objeción de conciencia, algo que no hace mucho resultaba hasta progre.

    En este sentido la Iglesia tiene derecho a hablar sobre fecundación in vitro. Se trata de defender al ser humano en su estadio inicial de leyes o decretos agresivos, y lo mismo haría si fuera un decreto del PSOE que si fuera del PP. Pero por el momento nos gobierna el PSOE.

    Yo me rebelaba contra su comentario porque entiendo que Jesús Trillo-Figueroa, abogado del Estado y autor de este libro -hermano de Federico, el político del que sí tengo constancia de que es del Opus Dei (Jesús no lo sé, la verdad)- actúa, no en nombre de la Iglesia ni de ninguna institución, sino en nombre propio.

    Con respecto a la precisión nº 2, la cuestión es que los papas que han llevado vidas disolutas nunca han hecho doctrina de la Iglesia sus comportamientos, mientras que las feministas sí. De todas formas no veo comparable a la Iglesia con el feminismo.

    Estoy segura de que hay aspectos salvables en todo el cuerpo doctrinal de Simone de Beavoir. Para ser sincera, no lo conozco a fondo. Tendré que leer más. Mi entrada, no obstante, tenía por objeto hacer ver que este decreto del gobierno socialista está en consonancia con esas tesis feministas radicales. Le aseguro que si el decreto lo aprobara el PP, cosa que veo harto posible, diría exactamente lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: