La muerte de una madre

21 May

Sigo andando detrás de Casiopea por la calle de Jamás. En su caparazón leo estos días los brillantes ensayos del filósofo Alain Finkielkraut recogidos en Nosotros, los modernos, cuya lectura me recomendaron hace algunos meses.

  

En ‘El Moderno y el superviviente’, el autor explica el giro copernicano del pensamiento del escritor y semiólogo francés Roland Barthes a propósito de un suceso luctuoso y lacerante:

 

“Barthes dejó de considerarse moderno y de ir y venir de sus criterios a sus gustos cuando vio morir a su madre. ‘De repente, se me ha vuelto indiferente no ser moderno’: su cambio de actitud no proviene de una reflexión doctrinal, sino de un acontecimiento. Un acontecimiento íntimo e ínfimo con respecto a los valores indisolublemente políticos y artísticos que estaban en juego en su adhesión a la modernidad. (…)

 

No sé cómo caería esta frase en el entorno y en la época del escritor, pero lo encuentro una provocación para el sistema que da algunas pistas de los motivos por los que esta sociedad se empeña en huir a toda costa del dolor y camuflar como sea el hedor de la muerte.

 

Y esa idea de ‘acontecimiento’ me lleva a pensar en el suceso histórico de la muerte de Cristo por amor a nosotros y, desde esa perspectiva -locura y necedad sumas-, entiendo también a qué viene tanto revisionismo histórico y tanto laicismo belicoso.

 

Continúo con Finkielkraut y su análisis de la vivencia de Barthes:

 

¿Por qué? Porque el duelo le convirtió en un superviviente y no es posible ser a la vez superviviente e integralmente moderno. Porque en el simple hecho de sobrevivir a los seres que amamos existe un desmentido a la representación del tiempo que transmite la idea misma de moderno.

 

El Moderno es alguien a quien le pesa el pasado. El superviviente e alguien a quien le falta el pasado. El Moderno ve en el presente un campo de batalla entre la vida y la muerte, un pasado que ahoga y un futuro liberador. El impulso del superviviente hacia el futuro está roto, porque ama a un muerto. El moderno es alguien que corre más rápido que el viejo mundo porque tiene miedo de que éste le atrape –‘Corre, Camarada, el Viejo Mundo está detrás de ti’, decía uno de los eslóganes más famosos del 68-, el superviviente corre detrás del viejo mundo, sabiendo que no tiene ninguna posibilidad de atraparlo”.

 

Porque “lo peor de todo”, lo absolutamente perturbador e inquietante para el sistema, es que el cristiano no es ni siquiera un superviviente, pues no ama a un muerto sino a la misma Vida, que era, que es y que será. No tiene necesidad de correr: ya ha llegado. Todas las cosas -pasadas, presentes y futuras- son suyas, y él, de Dios.

 

Anuncios

6 comentarios to “La muerte de una madre”

  1. Sonia mayo 22, 2008 a 14:00 #

    ¡Soy de Dios!, gran afirmación que lucho por hacer mía cada día, pero sin embargo no puedo evitar arrastar en mi persona un poco de moderna (hay pasados que pesan),un poco de superviviente(miedo al futuro inmediato).

  2. Agus mayo 23, 2008 a 14:00 #

    Qué gran libro. El mejor ensayo, creo, es el segundo.

    Quiero hacer un resumen glosa yo también, lo subrayé de arribabajo.

  3. javier martin mayo 23, 2008 a 14:00 #

    Bueno, a mi se me paro casi literalmente el tiempo (tan sólo esa mañana), el día después de morir mi padre…

  4. batiscafo mayo 24, 2008 a 14:00 #

    Pues sí, Sonia, además de hijos de Dios somos hijos de nuestro tiempo.

    Por ahí ando precisamente, Agus, por el segundo. Y me está gustando muchísimo. Es para volver sobre él varias veces. No creo que me baste con una lectura.

    Javier, lo siento. Yo tengo la suerte de tener aún los dos. Y supongo que es absurdo decir que me imagino lo que es perderlos.

  5. Passy mayo 27, 2008 a 14:00 #

    a Finkielkraut se le lee con gusto y su loa de Barthes está bien aprovechada pero, amiga mía, Barthes es Barthes.

    Saludos.

  6. batiscafo mayo 28, 2008 a 14:00 #

    Querido Passy, me niego a discutir contigo sobre un autor que no conozco. Tengo mucho que aprender todavía 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: