Alma querida:

15 May

Las musas son extremadamente celosas. No les molesta ser fieles al aprendiz en caso de que tenga que dedicarse a otros trabajos por razón de supervivencia: saben que son dueñas de su corazón.

Pero una cosa es eso y otra el vulgar coqueteo con géneros menores. ¿Cómo requerir luego su afecto y su inspiración como si tal cosa? La última vez me abandonaron diez años y aún me resiento.

Hoy  tiemblo de espanto mientras acopio lecturas, intuiciones y pensamientos. Inútil tratar de convocarlas: Cacaracamouchen, cacaracamouchen!

Anuncios

4 comentarios to “Alma querida:”

  1. javier martín mayo 15, 2008 a 14:00 #

    ¿sin musas?. Eso debe de ser cómo quitarme a mi el entrar por la calle Santa Maria La Blanca.

  2. Sonsoles mayo 16, 2008 a 14:00 #

    Te leo tarde… pero a tiempo. Te voy a mandar ahora mismo el pdf con tus primeras damas. ¡Faltaría más!

  3. batiscafo mayo 16, 2008 a 14:00 #

    ¡Gracias mil! Apúntate el tanto, jefa de redacción.

  4. LARA CRAFT mayo 16, 2008 a 14:00 #

    Pásamelo, pásamelo, anda!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: