Lo peor son los vivos

12 May

Últimamente frecuento demasiado el tanatorio. Y esta familiaridad con la muerte me preocupa por el miedo a la connaturalidad con algo tan contranatura.

 

Esta vez dejamos el coche en el aparcamiento subterráneo, que ya de por sí suena a ensayo de sepultura. Y todo por temor a los más ‘vivos’, a los gitanos de El Vacie, que negocian con el dolor de los familiares a punta de navaja -como los empleados de las funerarias pero sin tantas contemplaciones-, y que la última vez se saldaron con dos bolsos de señora y un susto de muerte.

 

Subimos a la segunda planta como quien sube a unos grandes almacenes. “Buenos tardes, me puede decir dónde está Dña. Menganita”. “Sala 14”. El cuerpo de la difunta ocupa la misma sala del padre de mi amiga de hace mes y medio. Y el superponerse de muertos también deja el alma con un frío tumbativo.

 

Esta mañana leo en un periódico que el nuevo tanatorio-crematorio de Alcalá de Guadaira contará con ‘novísimos’ como la posibilidad de hacer eco-funerales, depositar para su custodia el ADN del finado y confeccionar diamantes con cabello de los fallecidos.

 

Así que, en breve, se puede uno encontrar con la madre de X refulgiendo desde el anillo de su anular. “Qué bonito diamante”. “Es mi madre”.

 

Cuando uno no cree que los muertos están en su destino eterno es capaz de creer que están en los lugares más inverosímiles: en un anillo, en lo alto del aparador presidiendo las reuniones familiares, en las marismas de Doñana o saliendo de un tetrabrik en pleno efusión futbolística.

Anuncios

5 comentarios to “Lo peor son los vivos”

  1. Enrique mayo 12, 2008 a 14:00 #

    Qué estupenda entrada. Reconfortante.

  2. batiscafo mayo 12, 2008 a 14:00 #

    Lo tuyo es optimismo incondicional, Enrique. A las duras y a las maduras. Gracias.

  3. javier martín mayo 12, 2008 a 14:00 #

    Yo de mayor… quiero tener la concesión de la cafetería del tanatorio de la SE-30. Eso es negocio y lo demás cuento…

  4. batiscafo mayo 13, 2008 a 14:00 #

    Pues sí. El único rasgo de humanidad que he encontrado en ese tanatorio es la sonrisa de las camareras, que está en el punto justo entre la compasión, la alegría de la juventud, la empatía y la esperanza, y que hace que no se impacienten cuando pides una cosa y cambias de idea o se te quita el hambre de repente.

    No sé cómo se paga esto pero es de agradecer que haya alguien que entienda que lo que viven los que están allí no es precisamente ‘lo normal’.

    Al menos, esa ha sido mi experiencia.

  5. Quevedo mayo 13, 2008 a 14:00 #

    Los Tanatorios son el más claro ejemplo de como la arquitectura actual ha abandonado la espiritualidad.

    En los momentos duros es cuando más se necesita un entorno cálido y agradable que no aumente nuestro dolor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: