29-F

29 Feb

¿Qué hacemos con este día que suena a remate final de rebajas, a 2×1, a tres al cuarto, a truco del almendruco, a gato por liebre, un día que parece menos día que otros?  

Oiga, ¿me asegura Ud. que éste es un día igualito que los demás? Que sí, mujer, que sí, lo mismito. Y para que veas, un día como hoy la gente trabaja, los políticos se insultan, ETA pone bombas, etc., etc.  

Pues entonces, por si acaso, en este día de oferta y un poco inverosímil haremos balance de lo que nos corresponde y cerraremos cuentas de los meses que llevamos. Así no damos motivos a los fantasmas bisiestos para que nos importunen cualquier año de estos con sus deudas pendientes como pesadas cadenas.  

Balance de algo inocente, sin daños materiales ni personales, por ejemplo… de los libros leídos hasta ahora, que era lo que pensaba hacer antes de leer las noticias de hoy, libros que en estos momentos agitan sus páginas desde mi conciencia acusándome de frivolidad.   

“Cien libros al año. Un universitario culto debe leer cien libros al año”, lo decía Alberto Fijo en la sesión magistral a la que ya me he referido un par de veces. Según mi calculadora eso son 8,33 libros al mes, o sea 2,08 a la semana (suponiendo que el mes tenga cuatro semanas), 66,66 páginas al día si los libros tienen un promedio de 250 páginas.  

Me parece excesivo. Miro en mi morral y entre enero y febrero sumo sólo 8, de todo tipo y condición: 24 horas en la vida de una mujer, de Stefan Zweig; Autobiografía incompleta, de Evelyn Waugh; Las llagas de Cristo, de Enrique Cases; La mujer, de Edith Stein; Mirar a Cristo, del Cardenal Ratzinger; Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus, de John Gray ; Jesús de Nazareth, de Benedicto XVI; y Los restos del día, de Kazuo Ishiguro. En alguna entrada comenté algunos y en otras futuras comentaré otros.  

Mal me van las cuentas. Conociéndome aspiraré a lun objetivo más asequible: cincuenta libros al año.  

Ese es mi balance en un día casi inexistente, un día de regalo como hoy. Me niego a alterar mi rutina porque alguien se empeñe en dejar el rastro rojo de constancia asesina un 29-F de 2008. No compraré ese saldo miserable de terror.

Anuncios

9 comentarios to “29-F”

  1. Qamar febrero 29, 2008 a 14:00 #

    Eso de 100 libros al año… Suena a “burro grande ande o no ande”. Creo que es más importante leer 10 buenos libros (y el adjetivo es muy importante) y dedicar más tiempo a paladear, analizar y reflexionar acerca de lo leido ^_^

    Eso sí, quizá lo piense con cierto aire culpable porque últimamente los libros de texto me quitan mucho tiempo de lectura de otros que me interesan más… ^_^

    Un abrazo!!!!

  2. batiscafo febrero 29, 2008 a 14:00 #

    Completamente de acuerdo contigo. Es cuestión de calidad no de cantidad, pero entre los veinte que leí el año pasado y los cien que me proponían hay un término medio asequible. No creo que ser una universitaria culta sea igual a leer cien libros al año. Empeñarse en algo así puede dar lugar a una universitaria pedante como mucho. Pero un acicate tampoco es mala cosa.

  3. javiermartin febrero 29, 2008 a 14:00 #

    Dias extraños los 29 de Febrero, y más cuando “obligan” a hacer puente laboral.

    Cien libros al año es mucho a mi forma de ver.

  4. batiscafo febrero 29, 2008 a 14:00 #

    Ya ves, la cosa es quejarse. 🙂 A mí nadie me obliga a hacer puente. Aquí estoy trabajando como una bendita aunque de cuando en cuando me escape al blog.

  5. quevedo marzo 1, 2008 a 14:00 #

    Cien libros al año….y ¿cuantos filmes? ¿exposiciones? ¿cuadros vistos?. Ahora entiendo que no sea un universitario culto jejeje. A mi los dias no me dan para tanto. Por cierto ahora me estoy leyendo los hermanos Karamázov, ese vale por varios ¿no? Un saludo.

  6. Passy marzo 3, 2008 a 14:00 #

    Estimada Cristina

    ¡Ah “Los restos del día”! que deliciosa lectura.
    Y de Zweig ¿Puedo recomendarle -si no lo ha leído ya- “El mundo de ayer”?

    Atentamente,

  7. batiscafo marzo 3, 2008 a 14:00 #

    Quevedo, ese vale su peso en oro.

    Passy, gracias por el consejo. No lo he leído. Ya me ha picado la curiosidad y he buscado referencias en la red. Lo leeré con mucho gusto.

  8. Agus marzo 5, 2008 a 14:00 #

    A Alberto le gusta lanzar machadas de ese tipo. De todas maneras, si te hubieras leído de cabo a rabo los libros que mencionas en estos dos meses, ya estaría más que bien.

  9. batiscafo marzo 5, 2008 a 14:00 #

    ¿Cómo si me hubiera? ¡Me he! Bueno, excepto Jesús de Nazareth, que lo llevaba empezado de antes. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: