Debe y haber (I)

31 Dic

Un año más sin encontrar la clave que combina lo querido con lo debido y lo realizado, el número secreto que abre la puerta, si no a la plenitud al menos a cierta sensación de vida lograda. 

Querer lo que se debe y hacer lo que se quiere, ¡equilicuá!, pero… ¿qué es lo debido en cada momento y qué se ha de querer y con cuánta intensidad?, ¿hasta dónde es sana la noble ambición que nos saca de lo mediocre? 

El hombre, ese ser insatisfecho. Lo decía una psicóloga de la tele el otro día, de esas que cobra por decirnos lo que ya sabemos. Da cierto alivio saber que todos volvemos a plantearnos metas para el año que nos sobreviene y que acabará sobreviviéndonos por falta de empeño: comenzar una dieta, hacer deporte, ir a un balneario. 

Si los Reyes Magos me ayudan y la constancia me acompaña quizá mejore en algo mi forma física, pero centraré mis esfuerzos en otros terrenos más productivos del debe y el haber, el volo y el diligo, a ver si en 2008 mejoramos el balance. Hay ciertas partidas a las que debo dedicar más recursos. 

En el “haber” del terreno cultural, que es lo que compete ahora, tengo unos pocos libros (no más de veinte), muchas películas (no menos de cincuenta), un viaje a Londres inolvidable; algo de inglés, gracias a Sydney, una brujita californiana de rizos rojos cuyo nefasto español me permitió superar mi trauma de hablar inglés, y este blog que he roturado y sembrado con perseverancia aunque su cosecha haya sido a destiempo y anárquica. 

Mi relación con los libros fue frívola e inconstante. No me dejé conquistar por ellos y flirteé bastante, siguiendo los consejos de Pennac en Como una novela. Haciendo examen encuentro falta de serenidad, de tiempo y de ánimo, que es lo idóneo para que un noviazgo no llegue a final feliz, con o sin perdices. 

Consiguieron llegarme al corazón, no obstante, unos pocos: Escritores conversos, de Joseph Pearce, El séptimo velo, de Juan Manuel de Prada, Dos ciudades, de Zagajewski; Oficio, de Ibáñez-Langlois; Lepanto de Chesterton (por cortesía y regalo de Rocío); El gran Meulnes, de Fournier (una deuda por fin saldada); Nuestro nombre en las piedras (primer poemario de Mª Eugenia Reyes y muy bueno); Sol de noviembre, de Miguel d’Ors; Sir Tomas Moro, de Vázquez de Prada, y Spe Salvi, de Benedicto XVI. Suerte que en este terreno no hay amores excluyentes ni exclusivos. 

Con algunos acabé en buena amistad: El Leviatán, de Joseph Roth; Autobiografía, de Chesterton (cuya lectura se prolongó por todo el año); Sermones, de Newman; Tombuctú, de Paul Auster, Maestro Huidobro, de Jiménez Lozano, En las nubes, de Mc Ewan. 

Otros me defraudaron: Escucha mi voz, de Susanna Tamaro, que no es más que la historia de sus traumas contada por ella misma como quien cuenta el argumento de un libro, del mismo libro. 

En el “debe”, mi propósito de terminar El hombre eterno y Correr tras el propio sombrero, de Chesterton; La cosa en sí, de Trapiello (voy por la página 545); Autobiografía incompleta, de Evelyn Waugh; La divina Comedia (entonando el Canto VI, a razón de uno por día, según la dosis recomendada por Enrique; estoy destinada a la condenación si no avanzo); Cuentos Completos, de Flanery O’Coonor (que lleva en dique seco desde julio), Hiperion, de Hölderlin (que devolví sin terminar a la biblioteca pública) y Las gallinas del licenciado, de Jiménez Lozano, que acabaron también en el estante de la biblioteca porque me cansaron sus cacareos por muy bizantinas que fueran. 

Y en el saco de los propósitos también la ilusión de escribir, de “perpetrar” una novela y algún relato breve, cuyos argumentos me rondan como malos pensamientos pero que ni siquiera intenté verbalizar por falta de tiempo y por miedo al fracaso, para ser sinceros. 

¡Feliz 2008 a todos!

2 comentarios to “Debe y haber (I)”

  1. Enrique diciembre 31, 2007 a 14:00 #

    Um, qué bien suena lo de la novela. Ánimo.

  2. batiscafo enero 2, 2008 a 14:00 #

    Se agradece la transfusión de ánimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: