ZP y los conejos de Doñana

26 Dic

Zapatero pasa estos días de Navidad en el Palacio de las Marismillas de Doñana, lugar pródigo en oryctolagus.

Yo acudí una vez a este lugar, a una rueda de prensa, cuando era ministra de Medio Ambiente Isabel Tocino y se merendaba a los periodistas con ademanes felinos: “Esa pregunta carece de fundamento, otra por favor”.

Llegamos en jeep dando botes entre dunas pobladas de enebros y estuvimos todo el día sin cobertura, cosa que entusiasmó a los colegas de la radio y la televisión. Los de prensa, en cambio, disfrutamos como jabatos del día de excursión, llegamos a media tarde, hicimos nuestra crónica, y a casa.

De las Marismillas, en pleno corazón del parque nacional, muy cerca ya de la desembocadura del Guadalquivir, sólo recuerdo los váteres de porcelana decorados con flores de los cuartos de baño, no sé porqué.

La historia del palacio está muy ligada a las de los reyes y presidentes de gobierno. A principios del siglo XX el rey Alfonso XIII ya cazaba en sus inmediaciones. No sé cuáles serían las preferencias del soberano. Supongo que no la caza menor. Allí hay ciervos, jabalíes, gamos…, ejemplares soberbios a los que orientar el punto de mira.

Desde entonces han pasado sus periodos de asueto ilustres mandatarios: Tony, Blair, Lionel Jospin, Vicente Fox, Andrés Pastrana, Helmut Kohl, etc.

Las Marismillas es lugar conciliador y democrático. Ha sido destino predilecto de Felipe González y de José María Aznar, que se encargó de convertirlo en residencia, aunque creo que quien más lo está disfrutando es ZP, ya que es la cuarta vez consecutiva que viene con su familia.

Pero se ve también que la afición cinegética se está devaluando. Ahora los presidentes cazan conejos por indicación de Solbes, que es lo más coherente para reducir el gasto público, aunque no sé si lo más ecológico, habida cuenta de que constituyen la dieta básica de los linces y las águilas y que su escasez motivó este verano una suelta de 15.000 ejemplares. Además, la última vez que vino ZP dejó a la comarca sin guardia civil y sin protección contraincendios.

Dice la prensa que al llegar ayer tarde a Doñana, el presidente acudió a un conocido restaurante y preguntó al propietario por su familia y por la celebración de las fiestas navideñas. Supongo que también se interesaría por el menú y que no dejaría propina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: