Carta de San Nicolás

18 Dic

San Pedro anda inquieto estos días porque al departamento de Recursos Humanos del Cielo ha llegado una queja de San Nicolás suscrita también por los Reyes Magos de Oriente. 

En ella dice el reclamante: 

“Mi bienamado Niño Jesús: 

Bien sabes que nunca te he solicitado nada en beneficio propio y menos en estas fechas. Sin embargo, los recientes acontecimientos me obligan a dirigirte esta carta para manifestarte una protesta filial, una petición y una medida para los días de Navidad que se avecinan. 

Sé bien que en el Cielo no necesito nada más que tu Presencia para ser feliz, pero no puedo evitar cierto sentimiento de frustración acumulada cada vez que echo una mirada a la Tierra.   

En estos dos últimos siglos mi identidad ha sido impunemente distorsionada. He pasado de ser duende enano y delgado a gordinflón bonachón; me han vestido de blanco, dorado, rojo y azul; me han colocado un ridículo gorro colorado que más parece una caricatura de mis vestiduras de obispo que otra cosa; me han sentado en un trineo llevado por renos, y lo que es peor, me han cambiado hasta el nombre: Santa Claus, Papá Noel, Duende de Navidad, Viejito Pascuero… 

Y aún hay algo más grave, Jesús. Me han paganizado, igual que han hecho con el árbol de Navidad, las luces y los presentes.

Bien sabes Tú que toda mi vida en la Tierra la he concebido como un servicio a tu Persona. Que cuando hacía regalos a los niños pobres era porque en ellos te veía a ti, mi pequeño Dios…

De esta mala fama se han contagiado también los cristianos católicos y este año me han hecho una campaña espantosa y absurda enfrentándome a personajes a los que quiero entrañablemente: los Reyes Magos.

Me han acusado de ser un invasor gordo y seboso producto del consumismo compulsivo. ¡Si supieran lo bien que nos llevamos y el trabajo que desplegamos aquí Arriba cada Navidad!

Imaginarás cómo ha sentado todo esto a Melchor, Gaspar y Baltasar. Están tan molestos que se han solidarizado conmigo y podrás ver sus firmas al pie de esta carta. 

Como te decía al comienzo mi objetivo es manifestarte confiadamente tres cosas:

Una protesta: Estoy cansado, Señor. Ya no puedo más.

Una petición. Que se rehabilite mi identidad colocándome en los portales de Belén en actitud de adoración junto a los Reyes Magos.

Una medida: Que este año los Reyes y yo nos declaremos en huelga conjuntamente y no repartamos regalos.  

En todo caso, a tus pies, Niño Dios, nos inclinamos rendidos de antemano a tu soberana Voluntad. Tú eres nuestro Rey. Tú decides y mandas.

Nicolás

Melchor, Gaspar y Baltasar”.

Anuncios

3 comentarios to “Carta de San Nicolás”

  1. Bego diciembre 18, 2007 a 14:00 #

    ¡¡Buenísimo!! ¿te importa que te plagie?me gusta más que el manifiesto en pro de los Reyes Magos que circula por ahi

  2. batiscafo diciembre 18, 2007 a 14:00 #

    Por supuesto. Es que ya estoy hasta las narices del manifiesto.

  3. Qamar diciembre 18, 2007 a 14:00 #

    Le voy a dar a reenviar, que lo sepas 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: