Defecto de fábrica

30 Nov

Yo no sé porqué casi todas vienen con el mismo defecto de fábrica, con alguna excepción que sólo viene a confirmar la regla general.

Ya puede una ser la mujer más implacable con los amigos e insobornable con los empleados, que nada más estrenar la condición maternal se vuelve ciega para los defectos de sus hijos y defensora a ultranza de sus dones preternaturales.

Debe ser algo así como una extensión psicológica del útero materno que nos permite a los pobres mortales volver siempre a un lugar donde se nos quiere porque sí, un trasunto terrenal de lo que será el Cielo donde poder vislumbrar cómo se conjugan la justicia y la misericordia divinas.

Viene al caso de una conversación reciente que tuve con mi progenitora a propósito de mi breve estancia en la Universidad de Navarra.

-No sabes, mamá, cómo me recordaban los profesores.
-Claro, hija, es que tú marcaste impronta.
-Qué va, el mérito es de ellos.
-Pero algo harías tú para que se acuerden.
-Que no. Que es que son buenos. Para ellos no hay números, sólo hay personas.
-Pues eso.
-¿Cómo pues eso?
-Lo de las personas.
-¿Quieres decir que los 249 alumnos restantes no eran personas? Mamá…
-Yo no he dicho eso. Sólo digo que a uno no lo recuerdan así como así después de tantos años.
-Desengáñate, mami. Mira si son buenos, que uno que me dio clase en primero de carrera comentó: “¿cómo no recordar a una alumna tan brillante?”. ¡Y había suspendido su asignatura!

Anuncios

2 comentarios to “Defecto de fábrica”

  1. rocío arana noviembre 30, 2007 a 14:00 #

    ayyyy las mamis… Hasta el diez, Cris.

  2. batiscafo noviembre 30, 2007 a 14:00 #

    Con mi madre tengo yo unas discusiones bizantinas absolutamente delirantes porque cambia de proposición con una gran soltura. Para cuando creo que he logrado convencerla de algo, resulta que eso ya lo sabía ella.

    La última diatriba fue teológica y duró dos horas y media -de 2 a 4- ¡y sin haber comido! Huelga decir el mal genio que me generó la polémica. Teniendo en cuenta el tema de que se trataba, podemos decir que aquello fue un contradiós.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: