Ordet

8 Nov

Grandiosa Ordet, de Dreyer. La vi este sábado y en mi retina flotan sábanas blancas sobre las mieses maduras para la siega.

Efectista y sencilla a un tiempo. Escándalo para el ateísmo, locura para la hipocresía farisaica y cura para la fe vacilante.

Se ha parado el reloj de Inger. También hoy nos resistimos a creer con la fe de los locos y de los niños. Seguimos encarnando el cientifismo del doctor, la fe oficial y seca del pastor, la increencia de Mikel, el esposo, el abandono débil de Borgen, que dice de Maren, la hija huérfana: “No comprende nada. Es muy pequeña. Nosotros tampoco comprendemos nada”.

Todo el poder y la sabiduría del mundo, impotentes ante el último tic-tac de la vida.

El hombre sigue siendo hombre pero Dios sigue siendo tan Dios como en Betania, como en Naím: el que escribe con renglones torcidos, con la pata de la mesa, con Johannes, el hijo loco de Borgen que se cree Cristo; con Maren, la pequeña que “no comprende nada”, la única que cree en las palabras del tío aferrada a su mano frente al féretro de la madre.

-“Pero tío, date prisa.

-¿Crees que sabré hacerlo?

-Sí.

-Tu fe es grande. Que se haga conforme has creído.

-Dame la palabra que puede resucitar a la muerta”.

Y ocurre lo que todos anhelábamos secretamente, lo que el mundo rechaza con su sensatez, pero que es tan indiscutible como este grandísimo clásico del cine: la vuelta de Inger a la vida, la vuelta de todos a la fe.

Oscila de nuevo el péndulo y cobran sentido pleno las palabras de Borgen dichas a lo largo de la película: “Esto debe ser bueno por algo. Si no, no hubiera ocurrido”.(…) “Incluso el dolor puede ser bello”. (….) “Ha habido momentos muy difíciles esta noche. Y sin embargo prefiero haberlos vivido”.

Nosotros también.

8 comentarios to “Ordet”

  1. Enrique noviembre 8, 2007 a 14:00 #

    Precioso comentario. La película se lo merece.

  2. jose luis gonzález noviembre 8, 2007 a 14:00 #

    No conozco la película, pero genial comentario. Me dispongo a verla. Gracias por la recomendación!

  3. rocío arana noviembre 9, 2007 a 14:00 #

    Una película de silencios y milagros, misterios y milagros…

  4. Alfonso noviembre 9, 2007 a 14:00 #

    Me ha gustado mucho esta entrada. Yo vi la película hace tiempo y me desconcertó la sobriedad que tiene.

  5. Quevedo noviembre 11, 2007 a 14:00 #

    Me alegro que hayas visto la pelicula, pero me entristece porque era la que queria que vieras conmigo y con Luna ¿te acuerdas? esa que te hable para luego charlar de ciertas cuestiones teológicas 😉 es una autentica obra de arte.

  6. batiscafo noviembre 11, 2007 a 14:00 #

    ¡Qué error! Pero, no os preocupeis que lo arreglamos. Es cuestión de llevar la peli de apoyo y hacer forum. Casi mejor así. Espero la convocatoria. Tengo ganas de veros…a los tres.

  7. batiscafo noviembre 11, 2007 a 14:00 #

    Gracias a todos. José Luis, ya nos contarás tus impresiones.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Debe y haber (II). Un año de cine « batiscafo - diciembre 31, 2007

    […] (1942), de Michael Curtiz (por enésima vez), protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman; Ordet, de Dreyer […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: