Macho ibérico

8 Oct

Es sabido que los males nunca vienen solos. Y eso es hasta bueno porque así no da tiempo de lamentarse, como me decía anteayer E. con sabiduría senequita. Eso sí, va una de susto en susto, repitiéndose a modo de mantra aquella frase que atribuyen a Felipe II tras la derrota de la Armada Invencible: “Yo envié a mis naves a luchar contra los hombres, no contra los elementos”.

Los elementos en este caso son cosa menuda pero insidiosa como una chinche: la suscripción del periódico “X” (muy a mi pesar), la compañía de teléfonos “Y” (más a mi pesar) y la alarma de la casa “Zzzz” que saltó la semana pasada a las 3.00 am y es la responsable de que últimamente no oiga los dos despertadores que coloco estratégicamente en mi habitación.

En casa nos reímos a costa de mis tormentosas relaciones con el sector doméstico porque es bien conocida mi nula capacidad para perseguir gestiones engorrosas.

La noche en que se disparó la alarma nos levantamos cuatro en fondo. Al momento, como ocurre siempre, llamaron de la empresa de seguridad y nos anunciaron que un vigilante acudiría de inmediato para inspeccionar la casa.

El buen hombre tardó más de media hora en aparecer, rato en el que cada cual se comportó según su temperamento y condición. Esto es, mientras el resto sometía a tesis el suceso, yo me recosté en un sofá próximo para dormitar a oscuras la espera.

Por fin llegó el vigilante que insistió en recorrer él solo la casa: “Dejadme solo –dijo- que es mi trabajo”.

Mientras subía la escalera, I. exclamó admirada: “¡Qué valientes son estos hombres!”, a lo que yo contesté: “Ya será menos. Lo que les gusta es pasarse la mañana en el gimnasio haciendo musculitos”…

Pocos segundos después se dejaron oír unos golpes violentos en el piso superior que duraron algunos minutos. Nos quedamos sobrecogidas y yo empecé a lamentar el mal pensamiento.

Se hizo el silencio durante unos minutos y nos miramos dudando si subir las escaleras, recordando aquella vez en que entró un ladrón con pistola. Al momento se oyeron unos pasos vacilantes.

El vigilante apareció sudoroso colocándose el cabello. “¡Ya está!”.

“Era una salamandra que se había parado sobre el sensor. He tratado de matarla, pero no lo he conseguido”.

Anuncios

8 comentarios to “Macho ibérico”

  1. Agus A-G octubre 8, 2007 a 14:00 #

    Ja, ja, ja.

  2. rocío arana octubre 8, 2007 a 14:00 #

    y ja, y ja ja jarajaaa!

  3. Ángela octubre 8, 2007 a 14:00 #

    jajaja, pero tened cuidado, la salamandra sigue suelta! jajaja

  4. Carlos RM octubre 8, 2007 a 14:00 #

    Ja, ja, ja, ja… Las salamandras, creo, son inofensivas. Salvo con las alarmas, claro.

  5. Terzio octubre 8, 2007 a 14:00 #

    Quaestiones:

    – ¿Era macho testado?

    – ¿Era ibérico denominación de origen?

    – ¿Era salamandra o salamandro?

    – ¿Era radioactivo el sensor?

    – ¿Puede transmutar la radioactividad de un sensor una salamandra en monstruo Godzilla?

    Y recuerda las fases bipolares recurrentes del Dr. Jeckill-Mr.Hyde, que a lo peor la salamandra-godzilla es algo así…

    Y el guardia, el pobre, ante un caso así…

    Vamos, que no todos somos San Jorge y toda salamandra sí puede ser un dragón.

    Si me explico.

    Ciao!

    +T.

  6. AnaCó octubre 9, 2007 a 14:00 #

    jijiji, qué bueno. Me hace mucha gracia tu reacción: dormitar a oscuras la espera, buena actitud. Abrazos!

  7. batiscafo octubre 9, 2007 a 14:00 #

    Me temo que la salamandra esta es parienta del cocodrilo de Lacoste. Y ya se sabe que la marca está que trina últimamente…

  8. Quevedo octubre 9, 2007 a 14:00 #

    Tened mucho cuidado por si se entera la asociación amigos de la salamandra, porque de ser asi, ese macho ibérico estaria a las puertas del paro. Sin contar que decidan como espacio salamandrero protegido vuestro sensor de la alarma jejeje. Realmente me he reido mucho por tu forma de contar el suceso, no se si te servira de consuelo pero dicen ciertas tradiciones populares que las salamandras traen buena suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: