Lágrimas de cocodrilo

5 Oct

Me juré a mí misma que no iba a hacerlo: “No escribirás una entrada en el blog sobre el vídeo de las Juventudes Socialistas”. No merece un mísero byte, se descalifica por sí mismo, es cutre, maniqueo: un insulto a la inteligencia de la juventud española.

También me había impuesto otro mandamiento: “No escribirás sobre políticos durante una temporada”, pero ya se sabe que la cabra tira al monte y la rebeldía puede más que la obediencia en esta tierra de Adán.

Me impulsan a hacerlo el cocodrilo, con lágrimas en los ojos de las auténticas, y las reacciones que he leído en la prensa. Yo esperaba un poco de sonrojo, un silencio condescendiente y algo incómodo. Pero no.

Dice ZP que “el vídeo es simpático y puede ser útil para la defensa de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y eleva el debate”. Y Diego López Garrido añade que “el vídeo famoso lo único que pretende es denunciar que un sector de la derecha más rancia no quiere que se enseñe a los niños en las escuelas la Constitución y los valores democráticos”.

Parece olvidar el portavoz socialista en el Congreso que la Constitución reconoce en su artículo 27.3 el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones. Y que la sentencia 15/1982 del Tribunal Constitucional sentó que la objeción de conciencia forma parte del derecho fundamental a la libertad ideológica y religiosa reconocida en el artículo 16 de la Constitución. Muy mal se sabe la lección. Vamos a tener que suspenderle.

En cuanto a la zapatiesta…, de provocar en la juventud la reacción que debería generar, sí que se elevaría gozosamente el debate. Todos los chavales se harían objetores de conciencia –que mira que ha cambiado el concepto en la opinión pública en sólo una década: con lo progre que era antes ser objetor- y lincharían al autor del vídeo y a sus corifeos por daños y perjuicios a la imagen de toda una generación.

Pero, claro, esto hubiera pasado hace veinte años, ahora nuestros retoños son más hijos del sistema que hijos nuestros.

Anuncios

8 comentarios to “Lágrimas de cocodrilo”

  1. Angela octubre 5, 2007 a 14:00 #

    La política es una jungla, pero qué pena que el futuro amenace con ser igual o peor que el presente (en lo que a instituciones políticas se refiere), desde luego los autores del vídeo podrían haber hecho algo mejor, más competente. Y sobre lo de hijos del sistema, estoy totalmente de acuerdo con tu último comentario, hemos nacido en esto, es lo que conocemos y es muy cómodo seguir así.

  2. batiscafo octubre 5, 2007 a 14:00 #

    ¿Ángela? No serás Ángela Mengis… Si es así, estoy ante una de las honrosas excepciones. Y si no, también. Alguien que reconoce eso está en buen camino para el cambio. ¡Ánimo!

  3. rocío arana octubre 5, 2007 a 14:00 #

    Ay la cabra… y nosotros disfrutamos de tus rabietiñas. Gracias.

  4. Carlos RM octubre 7, 2007 a 14:00 #

    Supongo que es difícil encontrar el virtuoso punto medio entre los extremos, entre enfangarse con la política y pasar olímpicamente de ella. Pero puestos a elegir, yo paso (que no paso, sólo digo que puestos a elegir). Y más de estupideces como este video, que me ha hecho recordar que habiendo yo votado alguna vez al PP, el único polo Lacoste ¡y además rosa! me lo regaló hace años un veterano de izquierdas. No he tenido otro. Ah, ¡hay al menos una foto de ZP con polo Lacoste!

  5. Bego octubre 7, 2007 a 14:00 #

    coincdio con lo que decia Juan Manuel de Prada ayer en ABC…la pena es que no haya una derecha con buen humor para sacarle partido en vez de ir a la yugular y caer en el mismo defecto
    saludos 😉

  6. batiscafo octubre 9, 2007 a 14:00 #

    Muy bueno, no lo había leído porque parte de mis problemas domésticos los he tenido con la suscripción del ABC. Je, je. Pero lo he leído hoy y estoy totalmente de acuerdo. Por la red anda un vídeo de El Mundo, creo, que es un remake sosísimo de la pifia sociata. ¡Qué crisis de creatividad!

  7. López Serrano enero 2, 2009 a 14:00 #

    Sin embargo, ningún sistema es bueno en este mundo… señores,no es cuestión de remodelar la política, sino cuestión de dar ejemplo en nuestro entorno; quien no sabe gobernarse a sí mismo… si ya nos cuesta con nosotros mismos.

    En definitiva, no debemos añorar un sistema perfecto, no existirá nunca señores: sí que debemos añorar el mejorar a nosotros mismos; personalmente lo hago desde el enfoque del principal valor cristiano: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”… en fin, ya de por sí, el dejar de vernos a nosotros mismos y dirigir la mirada a otra persona es todo un poema, todo un canto a la Vida: toda una montaña por escalar.

    Así pues, os dejo un mensaje de esperanza, que consite en que no vemos las cosas como son sino como somos nosotros; yo tengo optimismo de cambiar y de poder ayudar… persona a persona… dejemos de lados los discursos referentes a sistemas políticos.

  8. López Serrano enero 2, 2009 a 14:00 #

    Dedicado a Ángela Mengis Palleck el comentario anterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: