Menudencias

18 Sep

Valparaíso a hora punta. Marchando media con aceite y tres cortados.

En medio del bostezo matinal del barrio un señor grande vocifera: “Son unos cabrones. Alguien tendrá que decírselo”.

Al lado, su mujer -“menuda”- apunta con firmeza: “Sí, pero no tú”.

El hombre se calla y tiemblan las hojas de las acacias antes de precipitarse en una lluvia de otoño temprano, como escolares el primer día de colegio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: