La vida, un reto para la ciencia

10 Sep

El viernes conocí de primera mano el caso de la niña con espina bífida que fue operada en el útero de su madre en el mes de julio.

Su madre ha dado a luz hace unos días y María, que así se llama, se aferra a la vida como la mano de Samuel al dedo de su médico en aquella foto testimonio que dio la vuelta al mundo hace unos años.

Esta vez ha sido en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla gracias a un doctor que había practicado este tipo de operaciones en Brasil, donde no existe la despenalización del aborto.

Los sanitarios y sobre todo los políticos andaluces andan como locos de contentos con que Sevilla sea el primer lugar de Europa donde se ha salvado una vida mediante cirugía fetal abierta.

Pero nadie extrae la conclusión lógica de las premisas: ¿cuántas vidas se salvarían y cuánto avanzaría la ciencia si en lugar de darle la puñalada trapera a Hipócrates los galenos se ocuparan de cumplir con su vocación de profesionales de la salud y de la vida?

Para que los políticos andaluces se cuelguen hoy la medalla, esta madre, como tantas, ha tenido que enfrentarse al coro de buitres desesperados que graznaba por el cuerpo de su hijo, ha tenido que negarse a aprender la lección de los niños con síndrome de espina bífida sin más armas que esta frase: “No necesito verlos. Mi hijo tendrá las puertas de su casa abiertas, venga como venga”.

Ella lo tenía claro, pero ¿cuántas madres y cuántos hijos inocentes son conducidos suavemente al corredor de una muerte aparentemente indolora, inodora e insípida por verdugos disfrazados de médicos en aras del bien común y del progreso?

Anuncios

3 comentarios to “La vida, un reto para la ciencia”

  1. Terzio septiembre 10, 2007 a 14:00 #

    Yes! Ha sido una alentadora nueva, entre tanto caso perverso. Una opción por la vida, por lo humano, y por lo que trasciende esa vida pequeña.

    Ser concebido, crecer y nacer con tantas garantías de ser querido/ser amado es una perfección que acompañará para siempre a esa niña: Una certeza de vida y de amor, y hasta con la prueba irrefutable del dolor con amor.

    +T.

  2. jose luis gonzález septiembre 13, 2007 a 14:00 #

    ¿Conoces a esas personas tan maravillosas? Las ví en ABC y qué luz tenían. Deben de ser personas bellísimas. Y lo que han hecho, para darles mil premios. Ojalá hubieran más personas así. Aunque se queden a cuadros, transmíteles de parte de un amigo del blog todo lo dicho, junto con todo mi afecto y todo mi cariño, a ellos y a la niña, y mil aplausos, y mil más, y mil más…

  3. batiscafo septiembre 14, 2007 a 14:00 #

    Lo haré… cuando los conozca yo también. Porque a quien he conocido es a una hermana suya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: