En el pecado, la penitencia

13 Jun

Iba de mañana rumiando agravios. Ya barruntaba yo que estos días habría marejadilla interior. Tomaba un agravio como se toma el aire o un bocado, con ansia: lo mascaba bien, tragaba, regurgitaba y vuelta a empezar.

En esas, el Gran Creativo me sorprende desde un cartel publicitario de no recuerdo qué nuevo producto: “¿Has probado alguna vez a decir lo que piensas?”. Debe ser de esos anuncios sorpresivos que se van desvelando por fases, pero a mí ya me ha dicho todo de un golpe. No es la primera vez que utiliza esta técnica. Se ve que me ataca por la deformación profesional por si entra mejor la lección. Gran pedagogo.

Sonrío y acepto el reto. -¿De verdad quieres que diga toooodo lo que pienso? Te advierto que no estoy muy fina últimamente. Recuerda el lamentable episodio del almuerzo del lunes, la lengua viperina, sin cascabeleo avisador, aquel veneno mortal que primero me dejó tan perpleja como a los otros; luego me encastilló en la justificación –eco de aquel “la serpiente me engañó”- y por último me ofreció la hoja de parra para tapar mis vergüenzas.

-Ya mujer, pero es que depende de cómo se digan las cosas. No seas primaria. Entre envenenarte tú y envenenar a los demás hay un término medio. No basta con decir lo que se piensa. También hay que pensar lo que se dice.

-¡Muy bueno! Lo puedes anunciar mañana en un cartel para que lo lea quien yo me sé. Te brindo la idea: “¿Has probado alguna vez a pensar lo que dices?”

Se hace un suspiro y luego el silencio. Ensayo un mohín ufano y caprichoso, pero un pescozón me recuerda el ridículo de anteayer y las veces que tuve que pedir disculpas por mi falta pública de dominio.

Vale, tú ganas. “Ahora me duele el odgullo“, como a Guille cuando Mafalda le pregunta si le siguen doliendo los pies tras advertirle que lleva puestos los zapatos al revés.

Hay pecados que llevan en sí la penitencia. Espero que, al menos, resten purgatorio.

2 comentarios to “En el pecado, la penitencia”

  1. Carlos RM junio 15, 2007 a 14:00 #

    Hay quien dice que el infierno está en la tierra, y me lo dicen a veces para provocarme. Y yo respondo, de acuerdo, quizá sea así, entonces ¡qué maravilloso debe ser el cielo! Me gusta esta entrada providencialista, y que hayas citado al gran Guille.

  2. batiscafo junio 15, 2007 a 14:00 #

    Gracias, hermano. Ah, el gran Guille. Habría que hacerle un monumento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: