Las colas de la indigencia

16 May

San Isidro, laborable por estos pagos como está mandado, trajo consigo algunas tareas de campo en mi Jardín de los Árboles Imperfectos que, por contar con un melocotonero, varios cítricos, un ciruelo estéril y un níspero lobectomizado, tiene también su dimensión hortícola.

En estos últimos meses L. se había entregado afanosamente a la poda severa –según definición textual del jardinero- y quedaban por las esquinas montones ingentes de ramas que hubo que sacar ayer a brazadas desde el jardín posterior hasta la entrada de la casa, donde esperaba el camión, previa travesía por el tortuoso pasillo.

Horas después, leyendo a Trapiello, me sorprendió la coincidencia con el día del santo patrón de los agricultores. La cosa decía en sí:

“Los trabajos manuales le sedan a uno y le impiden que circulen y serpeen por la imaginación los pensamientos ociosos, la sinuosa melancolía, las colas de su indigencia”.

Es cierto que los restos de ramaje barrían los restos de mi propia indigencia y agradecí el ejercicio físico, aunque bien me hubiera gustado que, como a San Isidro, el Cielo nos asistiera milagrosamente con el transporte de la maleza, o, en su defecto, los operarios del camión de jardinería contratado al efecto, que para eso se supone que están. Aunque, de alguna manera nos debió de venir la fuerza de lo alto porque en sólo dos horas terminamos la operación.

La lectura del último tomo de los diarios de Trapiello continuó echando sus raíces en este día en que rememoraba mi fructuosa etapa de periodista de pueblo en Gibraleón –cuando Gibraleón salía en los periódicos por algo más que por sus cuitas transfuguistas-, con su romería a San Isidro, sus tiradas al patrón, y sus gentes afables y sencillas:

“Cortar un árbol, sabiéndolo seco, le llena a uno de tristeza siempre. Se ve que uno tiene un fondo iluso, porque piensa: ¿y si brotara? Y sin embargo… el trabajo era tan duro que acabó distrayéndonos a los dos. Olvidamos que estábamos cortando un árbol para pensar que en realidad estábamos haciendo leña que nos dará buenos fuegos en la chimenea”.

Esto me hace sentir aún más lástima por la sentencia inminente del níspero ya demediado, mediante inyección salina, según E., ingeniera agrónoma, por el único delito de dejar caer sus ramas cargadas de frutos sobre un ridículo limonero sin limones y alfombrar de hojas el fondo de la piscina.

A mí, que la imperfección de estos árboles tan humanos me consuela por su capacidad de despertar paciencia y misericordia y de acoger a cientos de pájaros para los que la perfección poco importa, todo esto me trae ecos evangélicos: “Señor, déjala todavía este año; removeré la tierra y le echaré abono, a ver si comienza a dar fruto; si no lo da, entonces la cortarás”.

Y me digo también con San Lucas que “si al árbol verde –y fértil- le tratan de esta manera, ¿en el seco qué se hará?”.

Miserere mei, miserere.

Anuncios

4 comentarios to “Las colas de la indigencia”

  1. Carlos RM mayo 16, 2007 a 14:00 #

    Gran entrada, en sí.

  2. Agus mayo 17, 2007 a 14:00 #

    Sí, aunque veo que sacas poco tiempo para leer. Tenías que estar ya acabándotelo. Ese fragemnto es del comienzo. 😉

  3. batiscafo mayo 17, 2007 a 14:00 #

    Pero mira que eres… Mi tiempo para leer no existe. Aun así lo saco, porque ya se sabe que uno tiene tiempo para lo que quiere, pero efectivamente no es mucho, la verdad. Trapiello estaba en la cola. Tenía otros autores por delante. Algunas lecturas e incluso relecturas obligadas.

  4. AnaCó mayo 18, 2007 a 14:00 #

    Los mejores tiempos son esos que se sacan casi por arte de magia de unqa chistera. Así que no dudo que pronto habrá menos autores indigentes en la cola de tus lecturas. ¡Me encanta tu visión del níspero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: