Guerras olvidadas

26 Abr

Valea me lanza hace unos días un meme sobre las guerras: Argelia, Chad, Côte d’Ivoire, Nigeria (Delta del Níger), R. Centroafricana, RD Congo (Kivus e Ituri), Somalia, Sudán (Darfur), Uganda, Colombia, Afganistán, Filipinas (Abu Sayyaf), Filipinas (MILF), Filipinas (NPA), India (Assam), India (Jammu y Cachemira), Myanmar, Sri Lanka, Tailandia, Rusia (Chechenia), Iraq, Israel-Palestina. Algunas de ellas, como la de Sudán, son guerras silenciadas por la opinión pública.

En mi vida he oído hablar del término de marras y de primeras no sé si tomarlo como bandera blanca o como duelo o arma química; es decir, no se si interpretarlo como una declaración de paz o de guerra.

Ahora que me he documentado sé que el inventor del meme fue el etólogo Richard Dawkins y que describe una unidad de evolución cultural humana análoga a los genes. Del mismo modo que los genes influyen a su alrededor y se propagan, es posible hacer cultura a través de la transmisión en cadena de estas unidades de información (sólo me falta saber qué cosa es un etólogo).

En estos momentos me resulta incómodo hablar de conflictos y trato de defenderme con diversos argumentos: no sé del tema, estoy a otra guerra, no tengo ganas ni tiempo, me encuentro cansada, estamos en feria, es primavera, no sirve para nada…

Me enredo con la historia del husky y la oveja a ver si lo despisto por algún callejón del olvido pero el meme me persigue como un virus mutante y me obliga a examinar los motivos de tanta dejación y malestar por un favor que me pide un amigo. En definitiva: meme.

Concluyo que en el fondo hablar de guerras olvidadas es hablar de mi escasa capacidad para vencer en mis luchas intestinas, es hablar de mis deserciones, de las veces que me vendo al enemigo, de las batallas cansinas en las que casi siempre salgo derrotada.

Fuera pacifismos. No nos engañemos: la paz es consecuencia de la guerra. Alguien dijo: “No he venido a traer paz sino espada”. Librame de mí misma, Señor.

Afortunadamente no tengo experiencia de guerras, pero el que sí tiene conocimiento de causa es Siegfried Sassoon, poeta y combatiente inglés que tan tremendamente describió el horror de la Segunda Guerra Mundial en esta oración:

In braking of belief in human good;

In slavedom of mankind to the machine;

In havoc of hideous tyranny withstood,

And terror of atomic doom foreseen;

Deliver us from ourselves.

Chained to the wheel of progress un controlled;

World masterers with a foolish frightened face;

Loud speakers, leaderless and sceptic-souled;

Aeroplane angels, crashed from glory and grace;

Deliver us from ourselves.

In bloodand bone contentiousness of nations,

And commerce’s competitive re-start,

Armed with our marvellous monkey innovations,

And unregenerate still in head and heart;

Deliver us from ourselves.

De acabar con la fe en la bondad del hombre;/ de hacer a la humanidad esclava de una máquina;/de soportar los estragos de una horrenda tiranía, / y del terror de esta destrucción atómica que ya hemos contemplado; líbranos de nosotros.// De encadenarnos a la rueda de un progreso incontrolado; / de amos del mundo de rostro temible y desquiciado; / de esos que hablan sin convencer a nadie y con corazón escéptico; / ángeles de aeroplanos, caídos de la gloria y la gracia; / líbranos de nosotros. // Del deseo de pelear que llevan las naciones en la sangre y en los huesos; / del resurgimiento de la competencia del mercado; / de armarnos con nuestros maravillosos inventos de monos; / de nuestras cabezas y corazones contumaces; / líbranos de nosotros.

P.D.: Valea, no sé si esto será un meme. 

Anuncios

6 comentarios to “Guerras olvidadas”

  1. rocío arana abril 27, 2007 a 14:00 #

    Cris, estoy muuucho mejor!!! Gracias por llamarme y preocuparte por mí.

  2. batiscafo abril 27, 2007 a 14:00 #

    ¡Qué alegría me das, Ro! Luego hablamos.

    En cuanto a la entrada, recojo de wikipendia:

    La etología (del griego ethos, que significa “costumbre”) es la rama de la biología que estudia el comportamiento de los animales. Los científicos dedicados a la etología se denominan etólogos. Etología corresponde al estudio de las características distintivas de un grupo determinado y cómo estas evolucionan para la supervivencia del mismo.

    Sobre Richard Dawkins

    ¡My God!

  3. Terzio abril 27, 2007 a 14:00 #

    Yes: Como un hormiguero, pero con “humanos”; con la escéptica circunspección del que arrima la lente del microscopio a un pus, pero tratándose de la humanidad que vive en la Historia.

    Se despreció el alma, y todo quedó en materia de “etólogos”. Son los nuevos ideólogos, los “padres” de la nueva “izquierda”.

    +T.

    P.s. “A meme” le añades una “z”, y se queda en lo que quizá sea: A veces el poner un alfa o una omega – el principio y el fin – a las cosas, las revela en lo que son…o no son.

    #

  4. Carlos RM abril 28, 2007 a 14:00 #

    Tremenda la oración. Y tremendo el listado guerrero. Líbranos de nosotros, sí: libéranos.

  5. Valea mayo 6, 2007 a 14:00 #

    Linda, acabo de leer tu entrada. Perdón por el retraso en la respuesta, pero llevo 10 días alejado del WiFi y del mundanal ruído de esta Nínive (no se crea, que lo cambié por el ruído de otras Nínives isleñas).

    Preciosa entrada. Sorprendente para mí, a la par que acertada. Las guerras interiores que libramos en el hondón de nosotros mismos -y que muchas veces nos negamos a reconocer- también tienen su aquel, su dificultad, sus caídos y prisioneros…

    La guerra es terrible, tremenda, acusadora, destructora… la guerra arrasa con lo poco de humano que habita en el mundo, acaba con esperanzas, gozos, ideales y bondades…

    Y reconozco que me pasa eso mismo que siente Sassoon, que desconfío de la bondad del género humano que pierde esta característica. Con él grito el primero de los versos de su oración: In braking of belief in human good

    No sé si tu entrada es un meme o no, lo que no me cabe duda es que es hermosa a rabiar. Gracias, muchas, todas 😀

  6. batiscafo mayo 7, 2007 a 14:00 #

    Ah, gracias, gracias. Las guerras interiores y las exteriores tienen más relación de la que pensamos, no creas.

    Ya echaba de menos tus entradas.

    Me intriga lo de las nínives isleñas. Ya contarás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: