Providencia callejera

4 Feb

Dios puede hacer hablar a las piedras y hasta convertirlas en pan, y a mí, como soy terca, me habla a través de los callejeros.

Ayer me extravié en Triana donde había ido a ver a Blanca que dio a luz su cuarto hijo en la Clínica Infanta Luisa. Al salir me desorienté. Buscaba la calle Prosperidad, donde había aparcado el coche, y no daba con ella.

Como preguntando se llega a Roma y a la mismísima felicidad, consulté a un viandante que orientó mis pasos hacia la calle Evangelista. Y allí, como inspirada por los mismísimos autores de la Sagrada Escritura, obtuve la respuesta: para llegar a la Prosperidad es preciso pasar por la Constancia y la Voluntad.

Palabrita. ¡Cosas de Triana y del humor divino!

Anuncios

Una respuesta to “Providencia callejera”

  1. Enrique febrero 5, 2007 a 14:00 #

    Muy bien visto y contado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: