Non despicies

21 Ene

Pastor, que con tus silbos amorosos
me despertaste del profundo sueño;
tú, que hiciste cayado de este leño
en que tiendes los brazos poderosos:

vuelve los ojos a mi fe piadosos,
pues te confieso por mi amor y dueño
y la palabra de seguirte empeño
tus dulces silbos y tus pies hermosos.

Oye, Pastor, que por amores mueres,
no te espante el rigor de mis pecados,
pues tan amigo de rendidos eres.

Espera, pues, y escucha mis cuidados
pero ¿cómo te digo que me esperes
si estás para esperar los pies clavados?

(Lope de Vega, Rimas Sacras).

Anuncios

Una respuesta to “Non despicies”

  1. Terzio enero 21, 2007 a 14:00 #

    Yo lo rezo mucho; ese y otros de Lope, que cuando pecaba, pecaba, pero cuando se arrepentía, escribía sintiendo tan profundo y tan alto sonetos y versos así.

    El Santo Rey David también era por el estilo, pero componía salmos.

    Cosas de la Gracia y sus efectos.

    +T.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: