Retablo de Navidad

18 Dic

Campana sobre campana pasé las primeras horas del domingo y, una vez más, asistí al milagro que cada año se renueva por estas fechas: 

La borriquita de siempre –rin, rin– pasó por mi casa sevillana camino de Belén, regalándome el asombro infantil de la calle Císcar en Valencia, con las figuritas desparejas de cuando papá y los tíos eran pequeños. Y me trajo recuerdos de playa y turrón en un Cádiz adolescente; de nieve pamplonesa y estudiantil, y olores a brea de la ría de Huelva.

Y sabor granadino a musgo en los labios, porque hace tiempo que los villancicos de Luis Rosales me enseñan a nacer y a cantarle al Niño Dios. Un Belén con la Alhambra como castillo de Herodes, y el portal en el Albaicín, y un Paseo de los Tristes, allá abajo, que entonces se llamaría de los alegres, con sus cisnes y sus puentes sobre el Darro.

Puse otra vez mi Retablo de Navidad, con la Sagrada Familia y un montón de personajes, a los que este año se une una pastora nueva: la abuela Elena, con sus “estrenas” bien enrolladitas, como si fueran cigarros; sus tarjetitas de letra primorosa y una labor tejida con hilos de temblor y cariño para Jesús.

La abuela Elena que prepara “Arroz del que quiere caldo se pone” para todos mientras el abuelo Pepe –que llegó hace más tiempo a Belén-, más contento que unas pascuas de tenerla a su lado, discute con Gabriel dónde esconder nuestros regalos para que no le estorben a la Virgen en el portal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: