Regreso a Inisfree

4 Dic

 

 

Ayer estuve en Inisfree por recomendación de un amigo. Fue una visita fugaz pero presiento que la canción de Mary Kate se va a convertir en banda sonora de mi vida durante una temporada.

 

Llegué al recodo del camino como antaño Sean Thornton y el valle se abrió ante mis ojos iluminado por un rayo de sol, como una teofanía. Colina Blanca destacaba entre los verdes prados y Mary Kate, Sean y los niños agitaban sus manos sonrientes cuando el carro apareció al principio del sendero que conduce a la casa.

 

Es curiosa la vida en Inisfree. Como si la felicidad hubiera decidido instalarse por siempre en este pequeño rincón de Irlanda. Todo sigue igual que hace cincuenta años: las flores en el balcón, el mobiliario conseguido  con 300 años de esfuerzo por la familia Danaher; todo igual pero más pleno. Sean y Mary Kate han tenido cinco hijos y a la cunita de madera que llevaron los amigos aquella extraña mañana de bodas se le ha roto un extremo del balancín, porque Elisabeth meció con tanta fuerza al pequeño Johny que volcó la cuna, aunque todo quedó en un buen susto. Los rosales siguen floreciendo pero Sean compró un tractor y el suelo dio su fruto como el vientre de Mary Kate.

 

Era la hora del almuerzo cuando crucé el umbral de Colina Blanca. El fuego ardía en el hogar y Sean y Mary habían invitado a su hermano “Red Wild”, al reverendo y al bribón de Michaleen Oge Flynn. Esta vez no faltaron sillas. Ahí me enteré de las últimas nuevas. “Red Wild” se casó al fin, el reverendo no se marchó y Michaleen siguió ejerciendo de casamentero y llevando las apuestas en el pueblo.

 

Pasé una tarde inolvidable. El reverendo volvió a contar las historias de entonces con el mismo tempo lento y maravilloso: la llegada del americano a Insfree, cuna de los Thornton, como un nuevo Ulises a Ítaca; su deseo de olvidar un pasado doloroso, el deslumbramiento del pelo rojo de Mary Kate corriendo descalza por el valle, la memorable pelea entre él y Danaher que aún se rememora en la taberna, donde no hay penas ni riñas que no se arreglen con un brindis y  una canción.

 

Sean sonríe ya reconciliado consigo mismo y sus ojos se encuentran con la mirada de Mary Kate, que aún mantiene un brillo de genio indómito, y ambos recuerdan aquel encuentro en la casa abandonada, el beso apasionado en medio del vendaval y un diálogo que ya se ha vuelto eterno:

 

-Supongo que lo superará.

-Hay cosas que un hombre no olvida fácilmente.

-¿Cómo qué?

-La aparición de una chica que avanza a través de los campos o de rodillas en la iglesia con rostro de santa.

 

La noche se echó encima y tuve que regresar. Hoy, otra vez la misma lluvia de los lunes, pero la canción de Mary Kate y el verde del valle de Inisfree me acompañan y me invitan a regresar siempre que quiera, como Ítaca a Ulises. Ya sé que existe un paraíso llamado Inisfree donde la felicidad es total. No se precisa nada más para vivir. 

Anuncios

4 comentarios to “Regreso a Inisfree”

  1. Agus diciembre 4, 2006 a 14:00 #

    ¡Bienvenida al club!

    De todas maneras, no sé yo. En el Inisfree que yo conozco el tiempo se ha suspendido.

  2. batiscafo diciembre 4, 2006 a 14:00 #

    Ya ves. Es lo bueno de los clásicos: que mantienen intacta la virtud de cautivar e involucrar al espectador y lo hacen soñar.

    En mi concepto de paraíso el tiempo no transcurre pero hay creatividad y plenitud. Todos las promesas sugeridas se han cumplido. Si te fijas, nada de lo que digo es nuevo. Todo estaba en la obra, aunque sin desarrollar. Y en mi visión de ese paraíso sí pasa el tiempo, puesto que yo me hallo en las coordenadas espacio-temporales.

  3. batiscafo diciembre 4, 2006 a 14:00 #

    De todas formas he hecho un “leve cambio esencial” para ser más justa.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Debe y haber (II). Un año de cine « batiscafo - enero 8, 2008

    […] su guión, no me defraudaron. Y con Ford, después de haber visto Centauros del desierto (1956) y El hombre tranquilo (1952), por sugerencia de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: